Nuestro ADN

Una imagen perfectamente encuadrada, una composición visual exquisita, una escena editada con precisión, ese es el ADN que corre por nuestras venas.